LA INCREÍBLE TRANSFORMACIÓN DE MI RECIBIDOR





¡¡Hola amores!!

¡¡Qué ganas tenía de mostraros el cambio radical de mi recibidor!! Los que me seguís en Instagram y Facebook, ya sabéis de lo que os estoy hablando, porque os he ido contando paso a paso la transformación, en mis stories y sabéis también lo que me agobiaba entrar en mi casa y tener ese recibimiento tan espantoso, que me producían los colores chirriantes que tenía anteriormente esta estancia. Nada menos que naranja butano, dorado y negro, colores potentes por sí solos, más aún cuando los juntas, solo puedes conseguir un resultado tan espantoso como el que tenía mi recibidor. Creo que la palabra idónea para definirlo es hortera. Un auténtico horror,¿Para qué nos vamos a andar con rodeos?

Hace mucho tiempo que quería cambiar esta estancia, pero siempre lo iba aparcando... La verdad es que ha sido estupendo haber esperado más tiempo para hacerlo, porque así he tenido más claro como iba a decorarla. Cuando eché la vista atrás a post que había publicado en el blog, comentando que quería cambiar esta estancia, me eché literalmente las manos a la cabeza y pensé que menos mal que no había hecho esos cambios, porque menudos proyectos tenía, a cuál más caótico.

Con los años me he dado cuenta que aunque me gustan las cosas diferentes y los detalles,  en el menos es más, está muchas veces la clave. En esos post del pasado que os he mencionado, hablaba de colocar un papel pintado años 70 en todas las paredes de la estancia, con eso hubiera conseguido hacer aún más pequeño el recibidor, más caótico porque era un gran estampado y hoy por hoy estaría dándome de cabezazos por tan mala decisión., lo cual no quita que haber hecho esa combinación de colores no lo fuera también... Además de haber hecho una mala elección del mobiliario: demasiados muebles y uno de ellos bastante grande, lo cual empequeñecía aún más el recibidor, además de parecer que tenía menos luz de la que tenía.



CLAVES PARA TRANSFORMAR MI RECIBIDOR


1.- Cambiar el color de las paredes

Lo bueno de estas malas decisiones es que no tienen por qué ser irreversibles. Todo tiene solución en esta vida y no hay nada que una buena mano de pintura no pueda solucionar y para eso tengo siempre a los mejores aliados, mis amigos de "Pinturas La Pajarita", con los que he hecho un 2X1 estupendo.

El cambio principal se ha conseguido gracias a haber pintado las paredes naranja, en un color más sereno y para ello he utilizado la nueva chalk paint para paredes que acaba de comercializar "Pinturas La Pajarita", no podía haber tenido mejor aliada, ya que al ser una pintura muy cubriente, solo necesité dos manos para eliminar por completo el naranja que lucían las paredes. Dos capas y ninguna imprimación, realmente sorprenderte y además, pude hacerlo en un tiempo récord porque la pintura seca super rápido y eso me permitía poder seguir pintando. Nada de olores, con acabado ultra mate y una carta de colores preciosa. Fue un suplicio elegir el color, me gustaban todos, pero una vez que decidí que iba a conservar la pared dorada (al principio no lo tenía nada claro), pensé que lo mejor sería elegir un color neutro y clarito, que aportara luminosidad, amplitud y un contraste bonito con el resto de colores que iban a decorar la estancia, una vez renovada al completo.




Este fue mi color elegido: color basic de la línea de pintura chalk paint para paredes de "La pajarita". Sin duda, la mejor elección que podía haber hecho ¡¡Estoy encantada!!




En esta foto podéis ver como estaba el recibidor previamente, ahí ya había sacado uno de los muebles, una cómoda que también transformé hace años y que ahora luce muchísimo mejor en otra parte de la casa. Cada vez que veo ese color naranja me sangran los ojos, de veras!! :-)




Y ahí me veis metida en faena, más feliz que una perdiz, viendo como iba cambiando poco a poco mi recibidor.




Y tacháaaaannnnnnnnnn... ¡¡Este es tu gran cambio!! No me canso de verlo, me gusta muchísimo el nuevo color, la sensación al entrar en casa es de hogar cálido y acogedor. El haber dejado la pared más despejada de cosas permite que todo sea más fluido, más coherente... 






2,. Cambiar el mobiliario

El mueble mural que tenía lo retiré y lo tengo guardado en el trastero por si algún día tengo otra casa o quien sabe, el mueble es bonito pero fue un error en su momento pintarlo de negro, quien sabe donde puede volver a lucir en un futuro, con otro color. De momento, al trastero bien envuelto. 

La cómoda que estaba colocada enfrente del mueble mural con espejo, también la retiré como os dije anteriormente. Lo único que se ha mantenido ha sido el paragüero, el perchero de mi abuelo y la lámpara de techo (que también quiero cambiar próximamente, me gusta pero ya no para esta estancia, pero de momento, se queda hasta nuevo aviso).




Quería conseguir una decoración elegante, con pocas piezas pero con carácter, por eso decidí que si ponía una cómoda y un espejo, la pared se vería menos ahogada y luciría más la pintura dorada. La cómoda llegó a mis manos de una forma bastante casual, de un piso que se vendía y los dueños se deshacían de todos los muebles, me traje bastantes cosas de esa casa, entre ellas este mueble, que enseguida visualicé en mi recibidor. El espejo también vino a mí de forma casual, esta vez desde A Coruña, mi tierra natal, allí lo encontró tirado mi tío, al lado de unos contenedores de basura, en perfectisimo estado y por supuesto me lo quedé porque le vi mucho potencial. ¡La gente no sabe lo que tira!




En estas fotos anteriores podéis ver que el cambio ha sido asombroso. Como me decían hace unos días en Facebook "la noche y el día", creo que es una buena definición. Esta es la pared que más protagonismo tiene, porque es donde hay más elementos y porque es un foco de atención al estar pintada de dorado.




En cambio, en esta pared me incliné por colocar pocas cosa y, que fueran bastante ligeras. Una antigua maleta que tenía en mi taller, el paragüero y las llaves antiguas que ya tenía y un cuadro con una fotografía vintage, de dos hombres montados en una bicicleta doble. Haré algún cambio en un futuro, quizás el cuadro no se quede ahí mucho tiempo y busque otra opción, pero de momento creo que está muy bien así y además, tapa el cuadro de luces, que es horroroso.



3.- Elegir una paleta de color adecuada para los muebles




Para la transformación de los muebles de mi recibidor utilicé chalk paint de "La Pajarita", los colores elegidos fueron: London Grey, Lino y Vintage, combinados con blanco nube. Creo que la combinación fue acertada, ya que han aportado luminosidad a la estancia.



CÓMODA




Hice varias transformaciones para este proyecto, empezando por la cómoda. De todos ellos os haré post en detalle, explicando el paso a paso, muy pronto.





La cómoda fue pintada en los colores vintage y blanco nube, en el sobre del mueble lleva un pequeño patinado con el color lino y va rematado con cera blanca. Además, hice pequeños decapados en algunas zonas, siempre me gusta que salga algo del estado original del mueble, es como hacerle un pequeño guiño al pasado.




PERCHERO





El perchero de mi abuelo es un gran recuerdo de él. Tal y como os lo muestro en la foto del antes, era su estado original, aunque ya había pasado por chapa y pintura anteriormente y lucía en color naranja, otro error que cometí en su momento y que por suerte he solucionado bien, volviéndolo a pintar.





Los colores elegidos fueron Vintage y Lino, con decapé también (asoma un poquito del naranja como podéis ver y me pareció divertido dejarlo, ya os contaré por qué cuando publique el post del paso a paso). Fue rematado también con cera blanca.



ESPEJO





El espejo fue pintado en tres colores: London Grey, Vintage y blanco nube. Se le hicieron pequeños decapados, sobre todo para marcar las molduras y fue rematado en cera incolora.








4.- El poder de los detalles


No es un secreto que yo no soy muy fan del minimalismo. Me gustan los detalles, pero me he dado cuenta de que es mejor tener pocos y bien elegidos a muchos y sin sentido. En este caso, la cómoda lleva bastante decoración, pero no se hace pesada porque sigue la misma gama cromática del resto de la estancia. 







Todos los detalles que decoran la cómoda ya los tenía en casa, algunos ya formaban parte de la decoración del recibidor, como por ejemplo la jaula, la concha de nácar, las llaves vintage y el timbre de hotel. Ahora lucen mucho más que antes, hasta se ven más y tras añadir a la decoración la lámpara, el apaga velas de nácar y la vela aromática con ese motivo vintage, me gusta mucho el conjunto que forman.








También añadí esas dos golondrinas, que compré en mi último viaje a Oporto. Ahora tengo que buscar una lámpara de techo nueva y creo que se quedará perfecto.

Y esto es todo, espero que os haya gustado el cambio tanto como a mí,  estoy encantada de la vida, es un gusto llegar a casa y tener este recibimiento tan cálido y acogedor. No sé las veces que puedo entrar cada día en esta pequeña estancia, era hora de sentirme orgullosa de ella, os confieso que me daba mucha vergüenza que vinieran visitas a casa y vieran este espanto de recibidor, que no tenía nada que ver con el esto de la casa... Errores que a veces cometemos, pero nada que unas buenas chalk paint no puedan solucionar!!






Recordar que es importante que utilicemos muebles que ya tenemos para darles una segunda vida, la mayoría de las veces tiramos de Ikea y tiendas similares y desde luego, os aseguro que unos muebles antiguos de estas características tienen mucha más calidad y te aportan muchísimo más carácter. Antes de comprar algo, mirar en casas de vuestros familiares, quizás tengan algún mueble en el trastero o en su casa, del que se quieran deshacer...  O tú mism@, seguro que tienes un mueble que puedes transformar, antes de tirarlo y comprar otro. Y que no os de ninguna vergüenza recoger un mueble tirado en la calle, yo ya soy una experta, además de saber donde encontrarlos, tengo mucha suerte y sin quererlo llegan a mi muchas veces, pero no pasa nada por llevártelos... ¡¡Cero cortes!!  Cógelos si tienen potencial, si los han tirado es porque no los quieren y para que acaben en el punto limpio y los destrocen, mejor será que tú les des una nueva oportunidad. Podéis transformarlos de muchas formas y conseguir un mueble único y con la satisfacción añadida de haberlo hecho tú mism@. En el blog tenéis muchos tutoriales en los que encontraréis ideas.



Y ahora, decirme... ¿Os ha gustado el cambio de i recibidor?
¿Conocéis la chalk paint para paredes?


6 comentarios :

  1. Me ya encantado el cambio... ojalá me atreviera con el mío. Y la pintura de pared una auténtica pasada... en serio te cubrió la naranja sin quitarla no dar imprimación? Una maravilla

    ResponderEliminar
  2. ¡Un cambio magnífico, Lorena!!!
    Muy acertada la paleta de colores, tanto en la pared como para el cambio de look del mobiliario y me encantan esas golondrinas que vienen desde su lugar de origen, Portugal ;-)

    ResponderEliminar
  3. Un gran cambio, y que hermoso cuando entras y ves esta estancia calidad que invita a entrar casa..Me gusta mucho.. Lorena

    ResponderEliminar
  4. Has ganado muchísimo en luminosidad, un gran acierto.

    ResponderEliminar
  5. Menudo cambio Lorena ,seguro que estas encantada con el resultado !!!!!! los colores son geniales ,yo también me ha apuntado al reciclage de mi casa y he pintado el mueble del comedor ,,es una gran faena ,pero merece la pena ,ahora también estoy muy contenta del cambio ,
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. El resultado quedo genial! Me gusta tu creatividad.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son muy importantes para mí, sin ellos no sería capaz de mejorar y de seguir adelante con este blog.
¡¡Muchas gracias por venir y comentar!!

My Instagram

Copyright © AMOR POR LA DECORACIÓN. Hecho con por Lorena Pose